En Javier Cosano s’acomiada del seu pare, un membre molt estimat a la família Benedetti.

Hasta pronto, Papi

19 de septiembre del 2021. Vinieron por la mañana a buscarme Manolo con la Tata y Nacho en su coche, después fuimos a recoger a la Curuxa, para ir todos juntos a La Pineda y despedirnos de tí.

Llegamos a las rocas, delante del chiringuito de las sardinas, al que tantas veces íbamos a cenar y te gustaba tanto. Una vez allí, nos reunimos los más íntimos: El tío Miguel con la tía Conchi y sus hijos y nietos, la tía Leo y sus hijas, y el tío Álvaro con la tía Paula y sus hijos.

La Tata y el tío Miguel se fueron a buscar el lugar más bonito para dejarte en las  rocas ,donde tantas veces ibas a pescar. Cuando lo encontraron, volvieron para decirnos el sitio elegido.

Antes de que se te llevaran, le pedí a la Tata poder ver el cofre con tus cenizas, ella me preguntó:

– ¿Estás seguro?

– Sí, conteste yo.

Me puso el cofre encima de mis piernas, mientras tanto, todos se colocarón  a mi alrededor. Abrace ese cofre con todo mi amor, te abrace bien fuerte entre mis brazos y te dí un gran beso, diciéndote:

– Adiós Papi, te vas pero te quedas en nuestros corazones.

Para dejar tus cenizas sólo podían ir cuatro, el resto nos quedamos. En el momento de dejas tus cenizas, nos hicieron una videollamada para que todos pudiésemos vivir ese  momento y despedirnos de tí.

La verdad es que ,dentro de la tristeza, fue un momento precioso poder ver como te ibas mar adentro con tus peces. A partir de ahora, ellos te acompañaran, mientras que nosotros siempre te llevaremos en nuestros corazones y en nuestros recuerdos. Ves en paz, Papi.